October 30, 2020

BETACH3

Hypothesis: Betaine decreases the pathogenicity of Covid-19.

OSMOLITOS EN EL TRATAMIENTO DE CORONAVIRUS. Hipótesis de metilación (BETACH3)

BETAINE

Los osmolitos son moléculas orgánicas solubles de bajo peso molecular implicadas en la ósmosis celular. Tienen un papel principal en el mantenimiento del volumen celular y el equilibrio de fluidos, especialmente en situaciones estresantes o en cualquier condición patológica. En los mamíferos, los osmolitos son de particular importancia en las células renales.

Además, estas moléculas ayudan a proporcionar estabilidad a las proteínas del citoplasma y, sobre todo, protegen estas proteínas del plegado incorrecto, lo que anula la actividad o finalidad de dicha proteína. Los osmolitos afectan predominantemente al esqueleto de la proteína; el equilibrio entre las interacciones osmolita-esqueleto y las interacciones de la cadena lateral del aminoácido con el disolvente, determinan el plegado correcto de las proteínas.

Aparte de esta intervención en el plegado de proteínas, algunos de ellos intervienen, como betaína en los procesos de replicación de ADN y ARN. Betaína ha sido un componente utilizado en la realización de PCR, debido a su efecto positivo en el aumento de la amplificación de la secuencia.

Osmolitos naturales que pueden actuar como osmoprotectores incluyen trimetilamina N-óxido (TMAO), propionato de dimetilsulfonio, trimetilglicina, sarcosina, betaína, glicerol, osforylcholine, myo-inositol, taurina, glicina, y otros.

Betaína.

La betaína, también conocida como TRIMETILGLICINA (TMG), es un aminoácido derivado, es un osmolito natural, con tres grupos metilos reactivos y una estructura de dipolo.

Fue descubierto por primera vez en la remolacha azucarera (Beta vulgaris), de ahí su nombre, pero se puede encontrar en numerosas especies de microorganismos, plantas y animales.

Los grupos metilo participan en numerosas reacciones de metilación (principalmente en el hígado), que van desde la metilación del ADN, ARN y lípidos de la membrana celular hasta la síntesis de moléculas esenciales como la carnitina y la creatina (Smolin y Benevega, 1989; Frontiera et al., 1994; Stryer, 1995).

En verano con altas temperaturas y baja humedad relativa , la betaina aumenta su concentración en las células para disminuir los riesgos de deshidratacion celular.

Los grupos metilo (CH3) son importantes en el proceso de síntesis de metabolitos esenciales:

SÍNTESIS DE ADN / ARN

• SYNTHESIS DE PROTEINA

• FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA INMUNE

• SINSISIS DE CARNITINA

USO ACTUAL DE BETAINE EN ALIMENTACIÓN HUMANA Y ANIMAL.

La betaína es un aditivo alimentario ampliamente utilizado en la producción avícola, porcina y acuicultura, e incluso se utiliza en piensos especiales para perros, por sus resultados positivos en productividad, especialmente cuando se producen situaciones de estrés que afectan la osmolaridad de la célula, por ejemplo, en situaciones de estrés térmico o infecciones bacterianas y virales. En situaciones estresantes, los animales necesitan un mayor suministro de grupos metilo en la dieta.

 Betaína clorhidrica (Betaine Hcl) se utiliza como un suplemento dietético en seres humanos para aumentar la acidez gástrica. Las principales indicaciones de este producto es el tratamiento de la hipocloriosis y el mal funcionamiento gástrico: se han notificado mejora de digestiones pesadas, reflujo, gases con este tratamiento. Los niños y jóvenes producen más ácido clorhídrico en el estómago, con la edad en que disminuye la acidez estomacal. Protectores estomacales (inhibidores de la bomba de protones) como el omeprazol disminuyen la secreción de ácido clorhídrico en el estómago, el ácido clorhídrico es nuestro principal desinfectante de lo que comemos, descompone en nuestros estomago los alimentos incluyendo bacterias, hongos y virus.

Acción antiinflamatoria

 La evidencia acumulada ha demostrado que la betaína tiene funciones antinflamatorias en numerosas enfermedades. Betaína mejora el metabolismo de los aminoácidos de azufre contra el estrés oxidativo, inhibe la actividad del factor nuclear B y la activación del inflamasoma NLRP3, regula el metabolismo energético y mitiga el estrés y la apoptosis del retículo endoplasmático. Por lo tanto, betaína tiene acciones beneficiosas en diversas enfermedades humanas, como la obesidad, diabetes, cáncer y la enfermedad de Alzheimer.

La betaína disminuyó los niveles de expresión de ARNm inducidas por la enfermedad de Gumboro en pollos (virus de ARN) de IL-6, y IFN e IRF7 fueron suprimidos por su metilación, reduciendo las lesiones y la linfopenia causada.

Se ha notificado que COVID-19 produce un aumento de los niveles de IL-6 en los casos más graves y mortales, que participa activamente en la “tormenta de citoquinas”, el tratamiento con tocilizumab actúa bloqueando IL-6.

Acción antiinfecciosa:

La Betaína ha demostrado con varios estudios su utilidad en el tratamiento de enfermedades infecciosas. En las infecciones virales, aparte de su acción en la regulación de la respuesta inmune, hay indicios de posibles acciones a varios niveles:

• Estabilización de la membrana citoplasmática, reduciendo la penetración viral.

• Interacción con partículas virales. Los osmolitos estabilizan las proteínas de la cápside del virus interfiriendo con el conjunto completo del virus.

• Interacción con la replicación de arn, hay ciertos fragmentos de Arn que son desnaturalizados por osmolitos. Ciertos fragmentos de Arn virales podrían ser desnaturalizados, bloqueando así la replicación viral dentro de la célula.

OTROS BENEFICIOS PARA TOMAR EN CUENTA DE LA BETAINA:

• Es económico.

• No tóxico. Fácil de usar. Dosis recomendada de Betaína por día 500-1000 mg

• Alta disponibilidad del mercado para uso generalizado. Disponibilidad como suplemento alimenticio en tiendas dietéticas y tiendas en línea. Presente en dos formatos Betaina Hcl y Betaina Anhidra (TMG).

Conclusiones

Por lo tanto, Betaine TMG puede ser una ayuda importante en el tratamiento de la infección por coronavirus, especialmente si se utiliza en las primeras etapas de la infección, debido a su posible acción en la replicación del ARN y la unión de las estructuras proteicas del virus, evitando una replicación masiva del virus en todo el sistema respiratorio, además de una acción estabilizadora de la célula y la regulación del sistema inmunológico , evitando la activación de una respuesta inmunitaria excesiva y mortal (tormenta de citoquinas).